Asi Mejor

Cómo cuidar una orquídea – Todos los pasos necesarios

orquidea al sol

Antes de empezar queríamos asegurarnos de dar las 10 ideas mas importantes para cuidar de una orquídea, aquí las tenéis!

10 pasos esenciales para cuidar de una orquídea

  1. Escoge el lugar ideal para dejar la orquídea (Que no tengan demasiada luz)
  2. Regarla con agua filtrada o con agua de lluvia
  3. Abonar la orquídea correctamente
  4. Mantener la orquídea en una temperatura ideal de entre 15°C y 23°C
  5. Cortar la planta solo cuando haga falta (cuando se hayan caído todas las hojas)
  6. Transplantar la orquídea cuando se acabe el periodo de floración
  7. Usar una maceta transparente si es posible
  8. Usar un compuesto específico para orquídeas que venden en viveros
  9. Una vez regada debe drenar el agua que excede a la humedad de su superficie
  10. Asegurarse de usar abono de 30N, 10P y 10K para la fase de crecimiento

La orquídea es una planta magnífica, de flores complejas y llamativas, que enamora a cualquier persona que tenga sensibilidad por las plantas.

Pero quizás debiéramos hablar apropiadamente y decir que se trata de una “familia de plantas magníficas”, ya que la palabra orquídea agrupa a unas 30.000 especies puras y a muchísimos híbridos.

Entre las especies más conocidas encontrarás a la “Phalaepnosis”, que florece durante muchos meses y es una de las que mejor se conserva en interiores.

O la “Dendobrium” que es una de las que tiene una dificultad de cuidado baja y es muy solicitada por los amantes de las plantas.

Las orquídeas son reconocidas por el colorido de sus flores y por su belleza. Si tienes una o estás pensando en ello, para que puedas cuidarla mejor te aconsejamos que procures saber cuál es el tipo de orquídea que tienes y así puedas buscar el cuidado específico para ella.

Si bien aquí te daremos algunos consejos sobre cómo cuidar a las orquídeas en general, hay algunas especificaciones que pueden depender de la especie.

Con sólo algunos cuidados podrás hacer que tus orquídeas florezcan cada año y que embellezcan tu casa de la manera en qué sólo ellas saben hacerlo. 

Si tienes otras plantas de interior, es probable que la orquídea no encuentre problema para crecer en tu casa; si no las tienes, siempre es tentador probar y empezar con esta hermosa planta. 

Una sugerencia: si quieres ver sus flores pronto, cómprala ya florecida, porque de lo contrario puede pasar mucho tiempo desde que siembras la semilla hasta que da sus primeras flores. En algunos casos hasta más de un año. 

Dónde poner una orquídea

Esta parte, si bien parece muy sencilla, no lo es tanto, pues la orquídea requiere de cierto cuidado y no puedes dejarla donde simplemente te quede bien adornando la casa, la ubicación debe tener una lógica y es muy estratégica para su salud.  

Las orquídeas necesitan luz, pero no que les de directamente el sol, así que pueden estar cerca de una ventana o en algún lugar del balcón donde de la sombra. Es decir, que si les da el sol de lleno es muy malo para ellas, pero requieren que les llegue luz indirecta.

orquidea al sol

Son también sensibles a los vientos fuertes, por ende, no deberías ponerla en un lugar donde la azoten las ráfagas.

Por último, la temperatura óptima para la orquídea es casi primaveral, entre 18 y 25 grados; si en verano hace mucho calor cerca de la ventana o en el balcón (aunque esté a la sombra), lo mejor sería mudarla. 

Cómo se riega la orquídea

La buena noticia para los olvidadizos de las plantas es que la orquídea no requiere de mucho riego.

Debes darle agua más o menos una vez por semana o cada diez días en verano, y en invierno pueden pasar tiempos más prolongados, como 12 o 15 días. Para regarla la próxima vez necesitas asegurarte de que la tierra ya no esté mojada. 

Pero para entender mejor vayamos a entender cómo viven las orquídeas en condiciones naturales. Estas plantas viven en bosques tropicales entre las ramas de los árboles, con sus raíces expuestas, por ende, reciben el agua que baja por las ramas, no directamente ya que están tapadas por las copas de los árboles. 

Entonces ya que tenemos que hacer que el agua llegue a las raíces, pero no quede abundante agua en las hojas, una buena idea es meterla en un bol mientras se la va regando con regadera.

La dejamos allí un rato para que absorba el agua desde abajo y luego la quitamos del bol y sacamos los excesos de agua, incluso los que quedan en las hojitas. 

De ser posible, usa agua filtrada o agua de lluvia para regarla. No mojes mucho las hojas, y si lo haces por accidente, sécalas con un trapito o servilleta. 

Y recuerda, la próxima vez que la riegues será cuando esté completamente seca, de lo contrario puede ahogarse (algo que pasa con frecuencia ya que algunas personas la riegan a menudo como al resto de las plantas).

Drenado de la orquídea

Las orquídeas no deben mantenerse sumergidas en agua, así que una vez regada debe drenar el agua que excede a la humedad de su superficie.

Puedes utilizar una maceta que tenga algunos pequeños agujeros o hacerle al recipiente perforaciones por tu cuenta con un elemento punzante.

como regar la orquidea

Es mejor regarla por la mañana porque a la noche las temperaturas son más bajas y el agua tarda más en evaporar.

Cuánta luz necesitan las orquídeas

Las orquídeas necesitan luz, pero no necesitan que el sol les de directamente, esto puede secarlas y matarlas. El lugar ideal para colocar una planta de orquídeas sería con una orientación norte o detrás de alguna cortina.

¡Cuidado! Porque luz directa del sol es mala, pero si le falta luz no florece y las hojas se ponen muy oscuras. Búscale un lugar donde entre luz pero sin que de el sol directamente. 

Usar maceta transparente

Uno de los tips más importantes que podemos darte sobre cómo cuidar una orquídea es que puedes utilizar una maceta transparente, que deje pasar la luz.

¿Por qué? Como señalamos antes, las raíces no están escondidas bajo tierra, sino en las cortezas de los árboles, y por eso están acostumbradas a la luz, pues ellas también hacen fotosíntesis. De ahí la importancia de que les llegue la luz.

Pero cuidado, porque la clorofila que llega por las raíces es muy poca en relación con la que llega a través de las hojas, así que una maceta opaca, si la planta aún recibe abundante luz (no directa) la va a mantener saludable también. 

Aún así, de las dos opciones, sería mejor elegir la transparente porque poder ver las raíces es un mejor indicador de cuándo las orquídeas necesitan riego: si las raíces están verdes aún hay humedad (no la riegues), pero si están grises ya se ha secado y es momento de regarla.

Tipo de tierra

Dado que las orquídeas no se asientan en la tierra directamente (excepto algunas especies) sino sobre las ramas de los árboles en zonas boscosas, lo mejor sería intentar recrear su hábitat natural.

Por eso muchas personas prefieren usar corteza en lugar de tierra, donde sus raíces tienen más lugar para expandirse. Otra idea es usar un compuesto específico para orquídeas que venden en viveros. 

Cómo y cuándo abonar una orquídea

Un dato importante sobre las orquídeas es que si bien son plantas que viven sobre árboles “anfitriones” no les quitan los nutrientes a ellos, y por lo tanto no son parásitos, son plantas “epífitas”: viven del material en descomposición que va desechando el árbol y que las orquídeas acumulan.

pasos para cuidar una orquidea

Siempre que utilices abono para tu orquídea, ésta crecerá mejor. Debes abonarla una vez al mes o cada 15 días.

Todos los abonos, es decir, las bolas que compras en la tienda, traen nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), pero no todos traen los tres elementos en partes iguales. Si te fijas, en alguna parte de la bolsa lo dirá.

El que necesitas en principio es el de 30N, 10P y 10K para la fase de crecimiento, pues es el que mejor hace crecer las hojas y los brotes.

Luego puedes sustituirlo por uno que tenga una mayor dosis de alguno de los otros dos componentes y, por último, el que usarás la mayor parte del tiempo, es el que contiene los 3 elementos en partes iguales. 

Para abonar a la orquídea vamos a diluir el abono en el agua de riego y aplicarlo directamente por esta vía. Si no lo hicieras así, procura siempre hacerlo mientras la tierra está húmeda. 

No necesitas mucha cantidad de fertilizante, así que una bolsa dura mucho tiempo. Por cada vez que la fertilices: recuerda que no debe ser a menudo, usarás aproximadamente una cucharada. 

Cómo y cuándo cortar una orquídea

Podar esta planta no sólo es conveniente, es necesario, como sucede con el resto de las plantas, para que crezca mejor, se revitalice y florezca más.

Hazte de unas tijeras de podar bien afiladas y desinfectadas, no queremos transmitirle enfermedades a la planta. Se pueden desinfectar con canela o polvo de carbón. Antes de ponerte a podar, quítale todas las hojas amarillas y las flores marchitas. 

Una vez que las flores de tu orquídea se hayan caído lo mejor es podarla para revitalizarla, pero cuidado: una vez que TODAS las flores se hayan caído.

Para ello vas a cortarla por encima de la primera yema, o nudo (mirando desde arriba), no es necesario cortar toda la vara, excepto que esté seca, en ese caso es mejor cortarla desde la base para que la planta no gaste energía en ella.

Si la podas bien y por encima del nudo quizás hasta obtengas una segunda floración. 

Nutrientes de la orquídea

Todas las plantas necesitan de nutrientes. Los nutrientes que se encuentran en el agua y en el aire son carbono, hidrógeno y oxígeno. 

Nitrógeno, fósforo y potasio son los nutrientes principales, de los cuales, como dijimos, necesitamos una mayor cantidad, y es por eso que los aportaremos a través de abono cada un mes o 15 días. 

nutrientes de una orquidea

Además, hay nutrientes secundarios como calcio, magnesio y azufre y micronutrientes como hierro, magnesio, cobre, zinc, cloro, etc.; estos últimos son utilizados por las plantas en cantidades mínimas. 

Algunos Fertilizantes Caseros

Si no cuentas con dinero para ir comprando fertilizantes, o si algún mes no puedes hacerlo, o si tal vez olvidaste traerlo en la última compra, existen algunas opciones caseras que podrían ayudarte a ahorrar algunos euros. 

Por ejemplo, encontramos una buena dosis de calcio en las cáscaras de huevo, a las que deberíamos dejar secar para luego triturar. El calcio también lo encuentras en las leches de vaca o de almendras, así que puedes diluir un poquito en el agua de riego.

También cuando cueces arroz o papas puedes guardar el agua, ya que la primera es rica en vitamina B2 y la segunda en calcio y potasio. 

Como estos, hay muchos otros aportantes de nutrientes en los alimentos que tenemos en casa. De todas formas, no querrás excederte con el abono; si esto sucede vas a ver una costra blanca en el tallo y que las raíces se ponen un poco negras, esto es signo de exceso. 

Ambiente / Temperatura/ Humedad

La temperatura ideal para una planta de orquídeas es de entre 15 y 23 grados, lo que llamaríamos “primaveral”. Se espera que no sea inferior a 10C ni mayor a 30. Por eso es por lo que quizás debas cambiarla de lugar en la casa según la estación del año. 

Ellas en general crecen en ambientes naturales donde la temperatura es de 80, 90%, y de seguro en la casa no tendremos más de 40 o 50. Aún así está comprobado que las orquídeas crecen bien a esa humedad, pero no menos.

Si la humedad fuera menor el ambiente sería demasiado seco, pasa mucho si hay calefacción o aire acondicionado.

Lo que vamos a hacer en ese caso es ponerle una bandeja con agua y piedritas para que el agua evapore y fabrique artificialmente esa humedad faltante. 

Cuándo trasplantar la orquídea

Tienes que pensar en trasplantar la orquídea si comienzas a ver que las raíces están desbordando la maceta o si la planta empieza a ladearse hacia un costado. 

Pero no cualquier momento es apropiado para mudar tu orquídea de maceta; lo mejor es hacer el trasplante cuando termina el periodo de floración, es decir, cuando se caen las últimas flores. 

Orquídea Phalaenopsis foto

Cuando ello suceda, la orquídea estará lista para cambiar de maceta. Lo primero que vas a hacer es poner un poco de tierra y un poco de abono en la maceta nueva, colocar agua caliente para remojar la mezcla y dejarla durante toda una noche en reposo.

Al día siguiente ya la puedes trasplantar. Saca la mezcla y deja la nueva maceta libre. Luego, vas a sacar con una espátula la planta de la maceta vieja y pasarla a la nueva, pero antes corta las raíces que veas malas y tira el relleno viejo.

Coloca la planta en la nueva maceta adicionando la mezcla que dejaste en reposo durante la noche. ¡Listo! Planta mudada y lista para crecer en su nuevo lugar. 

Historia de la Orquídea

¿Cuánto hace que están las orquídeas sobre la tierra?

Han estado habitando este planeta muchísimo tiempo, algo así como 65 millones de años. Los registros más antiguos han sido encontrados cerca de Verona, Italia. 

Fue Teofrasto, filosofo de la Grecia antigua quien vivió entre los años 371 a. C. – 287 a. C, uno de los que primero la citó en su tratado de botánica farmacológica “De historia plantarum”.

Teofrasto habla de una planta que tiene en su base dos tubérculos colgantes, similares a los testículos masculinos.

De ahí el nombre con el que la conocemos en la actualidad, ya que orchis es la palabra griega para testículos, y su derivación es “orquídea”. 

La Orquídea y su poder afrodisíaco

Por sus maravillosas flores y su poder seductor durante muchísimo tiempo se ha relacionado a las orquídeas con lo afrodisíaco.

Además, ha aportado a ello y al erotismo su relación con el aparato reproductor masculino. Sus dos pequeños tubérculos debajo de las especies europeas le valieron el nombre griego de orquídea, proveniente de orchis, palabra griega para denominar a los testículos.

Otro dato interesante sobre las orquídeas a diferencia de otras plantas: Las flores en general se adaptan al instrumento polinizador del ser que la poliniza, sea una abeja, una mariposa, una avispa o un colibrí.

orquidea planta afuera

La particularidad de las orquídeas es que establece una relación fija con una sola especie y no muta. Si esta especie deja de polinizarla la orquídea deja de reproducirse. 

Tipos de orquídeas

Como especificamos en el artículo, hay miles de especies de orquídeas, y tantos más híbridos. Así que es muy difícil hablar de “tipos de orquídeas” porque sería un tema muy abarcativo, pero haremos algunas pequeñas agrupaciones.

Por ejemplo, podemos clasificarlas según su hábitat en: epífitas, terrestres y litófitas. Las epífitas crecen sobre las ramas de los árboles y adquieren sus nutrientes y necesidad básicas del humus que allí tienen y de la humedad ambiente.

Se encuentran cerca de las copas del árbol y por eso reciben luz, fundamental en aquellas áreas donde la luz apenas llega al suelo.

orquidea creciendo

Las llamadas orquídeas terrestres crecen con la raíz en la tierra, de la que reciben sus nutrientes, de este tipo son Cymbidium, Calanthe o Paphiopedilum.

Por último, las litófitas o semi-terrestres, de las cuales podríamos mencionar a la Laelia, crece en rocas con mucho musgo u hojas en descomposición que se juntan en el suelo. 

Para hablar de especies podríamos hablar de las que comúnmente vemos en hogares botánicos o viveros: 


Cymbidum: es la más cultivada en interior, por su adaptabilidad y facilidad de cuidados; pero además posee aroma (algo muy preciado) y florece por más tiempo que otras variedades. 

Epidendrum: es del tipo terrestre, y también de larga floración, desde la primavera y casi por todo el verano nos deleita con sus flores. Puede recibir sol de mañana, pero a la tarde ha de estar a la sombra (sin dejar de recibir luz indirecta).

Sus flores son más pequeñas y menos exóticas que otras y sus raíces necesitan de aireación por eso hay que meterla en una maceta con cortezas.

Phalaenopsis: sin dudas las más populares, también llamada “orquídea mariposa”, con flores en forma de mariposa que vienen en diversos colores e incluso pueden combinarse 2 colores. Además, tienen hojas bien carnosas. Existen muchos híbridos de esta planta. Está a la venta en cualquier casa de jardinería.

Cambria: no es una orquídea pura, sino el resultado de muchos híbridos, pero hoy ampliamente extendida dentro de la población. Se produce mediante pseudobulbos de los cuales nacen sus flores y hojas.

Drácula (o Dragón): es una planta de flor muy particular que en su interior tiene dos manchas que aparentan ser dos ojos, hasta ha recibido el mote de “cara de mono”. Tiene una textura muy verrugosa. Las hay epifitas y terrestres. 

Lycaste: una de las de flores exóticas de pétalos grandes y bien coloridas. Es originaria de Sudamérica y si bien no es tan fácil de conseguir podrás encontrarla en alguna florería. 

Vanda: hermosas flores de hojas muy grandes que vemos suspendidas en el aire, así como viven en su hábitat natural. Se nutren de la humedad ambiente, así que si quieres tenerla en tu casa deberás pulverizarla, aplicando agua a sus hojas y tallos regularmente. 

Simbolismo de la orquídea

Se dice que estas plantas aportan abundancia y traen suerte y prosperidad al hogar en el que se encuentran.

Además, desde hace muchos siglos, se les ha otorgado el simbolismo de ser plantas afrodisíacas, idea proveniente de que se dejan polinizar por una sola especie.

También por el parecido de sus tubérculos a los órganos genitales masculinos que unidos a la flor completarían la idea erótica de copulación. 

Lo cierto es que en la mayoría de las culturas alrededor del mundo más que con lo afrodisíaco en la actualidad se las relaciona con la inocencia, el amor y la belleza.

orquidea lila

Pero sabemos que la orquídea viene en un sinfín de colores y formas, y hay quienes le otorgan simbolismo según el color de sus flores: 

Flores Rosas: si son rosas o rosadas son un símbolo de amor puro, como el de una pareja recién casada o el de un hijo hacia su madre. 

Flores Verdes: es esperanza y también es vida y frescura. Lo encontrarás en un arreglo floral donde se quiera dar fuerza a la idea de lo natural, lo salvaje o lo primitivo. 

Flores Azules: el azul transmite paz y también es un símbolo de amistad. Es el color del mar y del cielo y siempre invita a la meditación profunda. 

Flores Rojas: el rojo es pasión, o amor pasional. Sin dudas es la vedette del romanticismo y si se quiere calar hondo no hay como adornar con ellas una mesa romántica.

Flores Blancas: son muy comunes en las bodas sencillamente porque el blanco significa pureza. Así que si quieres que haya un rincón que transmita inocencia y ese aire inmaculado, no dudes en poner allí una planta de orquídeas blancas. 

orquidea blanca

Flores Amarillas: si bien el amarillo ha sido a veces asociado a cosas negativas como la mala suerte o la envidia, la verdad que un puñado de orquídeas amarillas no trasmiten otra cosa que calidez, alegría y optimismo. Quedan muy bonitas en ventanas y balcones.

Flores Moradas: son flores glamorosas, tienen el color del vino y denotan sabiduría, dignas de personas profundas que no se andan con pensamientos sencillos. 

Comparación con otras plantas

Como venimos viendo, las orquídeas son plantas de flores bellísimas para tener en interiores, que, si bien no son plantas súper fáciles de cuidar, tampoco son tan complicadas.

Estamos acostumbrados a ver otras plantas de interiores que son lindas también, pero pocas de ellas florecen.

De todas formas, siempre es bueno tener plantas dentro de la casa, pues además de aportar oxígeno ayudan a limpiar el aire.

orquidea rosa

Aunque creamos muy puro por tratarse de “nuestro hogar” está contaminado de sustancias como moho, humedad, polución que entra por las ventanas, productos químicos que usamos para limpiar, etcétera.

Veamos algunas plantas populares de interiores:

Potus: un clásico de interiores de hojas muy lindas y colgantes que está acostumbrada a ambientes con temperatura de templada a fría sin necesidad de exposición a la luz solar.

Cinta: también conocida como “mala madre”, es una planta reconocida como buena purificadora para sacar la toxicidad del ambiente producto de los químicos de los productos de limpieza, tintas, papeles, polución del exterior, etcétera. 

Violeta africana: ésta sí que tiene flores y es muy bonita. Además es súper fácil de cuidar, solo necesita un poco de luz y no demasiado riego. Además no se la riega desde arriba, sino que se le pone el famoso platito debajo (que NO se le pone a las orquídeas). 

Anturio rojo: una planta muy fácil de cuidar, que florece prácticamente todo el año. Sus flores parecen hojas de color rosado. Necesita de luz indirecta, y de mantenerse húmeda, tanto la tierra como sus hojas, a las que debemos pulverizar para que no se resequen. 

Ficus: para cualquier rincón de hogar o de oficina va bien y ya le da vida al espacio. Solo requiere un poquito de agua, sin encharcar, todo los días y vivirá de lo más feliz. 

-Tillandsia o Bromelia: es una planta muy bonita de grandes hojas con un gran colorido entre el verde. Necesitan luz pero no directa y un poco de agua al día  o día por medio que se le puede dar con un rociador.

Ventajas de tener orquideas

Tener algunas plantas de orquídeas en el espacio que habitamos a diario, ya sea en el hogar o la oficina, es un buen elemento para purificar el aire, según lo expresa un importante estudio de la NASA que promueve la utilización de plantas en el interior para eliminar toxinas del hogar. 

Pero también es un buen elemento de feng shui para mejorar el estado de ánimo, ya que provee frescura, elegancia, belleza, en algunos casos aroma, y es simplemente “vida”.

Dentro de un espacio lleno de objetos inanimados poner un elemento de vida provee mucha energía. 

Un dato bonus, que seguramente no conocías!

Como último dato de color sobre estas flores divinas, debes saber que Elton John, un músico que a veces se comporta de manera un tanto excéntrica, durante un concierto en Chile en el año 2009 pidió que le llenarán su suite de hotel de orquídeas blancas procedentes de Singapur (país conocido por tener las más lindas de esta variedad).

Para ello se usaron miles de orquídeas blancas y en 2011 Singapur pudo dar el nombre de Elton John a una especie de estas plantas, la cual él mismo en persona fue a presentar. Sí señores, no se anda con chiquillas. Y es que las orquídeas desatan pasiones de todo tipo.

elton john orquideas singapur
Elton John en Singapur

Preguntas Frecuentes 

  1. ¿Qué son las orquídeas?

    Las orquídeas son una familia de plantas que incluyen un montón de especies (más de 30 mil) y subespecies y que por miles de años han fascinado a los botánicos por la belleza y variedad de sus flores, su complejidad, su aroma y su elegancia.

    Sus flores (que existen en enorme cantidad de variedades diferentes) tienen algo en común y es que están compuestas por 3 sépalos y 3 pétalos, uno de los cuales se diferencia de los otros dos. Viven entre las ramas de los árboles, bajo sus copas en zonas boscosas, pero la verdad es que las encontramos en todos los climas y continentes. 

    De hecho, el único lugar donde no las encontraremos es en la Antártida, donde las temperaturas son de -40 grados centígrados. Temperaturas tan frías que la planta no encuentra un ambiente propicio. 

    Son de las plantas que mejor se adaptan y mejor uso hacen de los nutrientes y el aire en aquellos lugares donde éstos son limitados, por ejemplo, interior de los hogares.

  2. ¿Por qué son únicas?

    Las orquídeas son únicas porque es una familia con una gran cantidad y variedad de flores diferentes en colores y formas: en forma de tulipán, estrella de mar, nudo, erizo, mandarina, etc.

    Encima vienen en tantos colores como puedas imaginarte: amarillo, rosa, rojo, verdes, blancas y muchas combinaciones. 

    Constituyen el 7% de las plantas con flores del planeta, por ende, son de gran importancia para la flora universal.  Crecen en todos los hábitats, excepto en el desierto y en el agua, pero la mayoría de ellas se encuentran en las áreas tropicales.

    A diferencia de otras plantas, se adaptan perfectamente a lugares donde el aire y los nutrientes son escasos (como en interiores). 

    Todos los tipos de orquídeas poseen una simetría bilateral, esto quiere decir que si las cortáramos al medio obtendríamos dos partes iguales y semejantes. 

  3. ¿Cada cuánto florecen las orquídeas?

    Nos encantaría tener flores todos los meses, pero la verdad es que esto no sucede, y una de las virtudes del buen jardinero es su paciencia y saber respetar los tiempos de la naturaleza.

    La verdad es que, en su hábitat natural, mayoritariamente de clima tropical, las orquídeas florecen quizás 3 o 4 veces al año, pero en condiciones de cultivo en casa o jardín lo más probable es que lo hagan en primavera, es decir, una vez al año.

    Algunas nos dan flores durante toda la primavera y otras lo hacen incluso entrado el verano y un poco más allá. 

    Recuerda que cuando termina la floración podemos proceder a podarla. Si cortas las varas por encima del nudo quizás puedas tener otra floración de flores más pequeñas, aunque esto no siempre sucede. 

    Otro dato a recordar es que si la has sembrado de semilla o comprado muy joven podría pasar un año o dos antes de que florezca por primera vez. 

  4. ¿Por qué no salen las flores de mi orquídea?

    Si estás cultivando orquídeas significa que ellas no están viviendo en su ambiente natural y por ende requieren de ciertos cuidados a los que debes poner atención.

    Si llegada la primavera ves que no florece quizás comiences a pensar que hay algo mal con tu planta. Veamos qué le puede estar pasando:

    Es muy joven: hay orquídeas que tardan hasta 3 años en dar sus primeras flores, y otras lo hacen ya al primero. Pero si la has plantado de semilla hay que tener mucha paciencia, es probable que este año no de flores.

    Raíces en mal estado: a las raíces de la orquídea no les gusta quedar mojadas, así que no les dejes platito con agua debajo. También la idea de ponerlas en un maceta transparente es que puedas ver si están blancas y necesitan agua.

    Si las vez podridas o débiles debes cortarlas; es muy importante que las raíces se encuentren saludables para que pueda crecer bien.

    Temperatura inadecuada: la temperatura debe ser de entre 17 y 25 grados centígrados, y bajar por la noche. Es decir, que debe estar en alguna parte de la casa donde el sol de indirectamente durante el día y donde estos cambios de temperatura ocurran. La temperatura no debe ser constante.

    Falta de Abono: recuerda que es bueno abonarlas cada tanto con un abono que tenga nitrógeno, fósforo y potasio con una mezcla que tenga una proporción de 30, 10 y 10 respectivamente. Puedes poner una cucharada en el agua de riego.

    Luz inadecuada: si le da el sol más de la cuenta la planta se quemará, y si no le llega luz morirá. Las orquídeas no necesitan que les de el sol directamente (aunque puede darles un poco en las mañanas), pero sí necesitan que les de la luz durante el día a través de una ventana o una cortina. 

  5. ¿Cuándo regalar orquídeas?

    Siempre es un lindo obsequio para llevar a cualquier casa como una atención, pero dependiendo del color van a resultar además un buen regalo en otras ocasiones.

    Por ejemplo, las orquídeas rojas son ideales para demostrarle la pasión a otra persona, por eso son populares para el día de los enamorados o para aniversarios.

    Las verdes son una buena idea si le quieres dar esperanza a alguien que se tiene que recuperar de una enfermedad, ya que simbolizan esperanza y vida.

    Las orquídeas rosas pueden ser un buen augurio para un cumple o para un “día de” (la secretaria, madre, amistad, etcétera).

    Las moradas las imaginamos como un regalo apropiado para alguien que se graduó de la universidad y las amarillas, azules, o blancas siempre se pueden llevara la casa de alguien que se ha mudado como un lindo presente de bienvenida a la casa. 

    Cualquiera sea la ocasión elegida, no olvides darle a esa persona, junto con la planta, una guía de sus cuidados para que crezca saludable y bella. 

  6. ¿Hay especies de Orquídeas en peligro de extinción?

    Hay amantes de las orquídeas alrededor del mundo y esto tiene consecuencias buenas pero también algunas negativas.

    Una de las cosas malas que ha traído la pasión por las orquídeas, es que como consecuencia de su depredación algunas especies han desaparecido de sus hábitats naturales, tal es el caso de las especies Mexipediumxerophyticum, Exstaminodium y Pragmipediumexstaminodiumsubsp.

    A veces se da el caso de que esa especie deja de aparecer también porque cambiar el hábitat o porque los bosques donde nacían desaparecen por los desmontes a los que el ser humano somete a algunas áreas naturales. 

    Tener  orquídeas en tu casa es una manera de preservarlas si las cuidas y no dejas que se mueran por falta de conocimiento, especialmente si son especies raras de flores,

    Pero también una manera de ayudar a la preservación es comprar en lugares seguros y viveros legales, ya que éstas provendrán de lugares donde está permitido extraerlas.

    Hay un gran programa de preservación de orquídeas a nivel mundial en el campo de la botánica. 

Compartir este articulo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Sofia Martinez

Soy licenciada en psicología y me encanta hablar de las últimas tendencias en moda, diseño, ocio y hogar.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Articulos relacionados