Asi Mejor

Pipas de calabaza vs. pipas de girasol – Los beneficios que no conocías.

pipas de calabaza i girasol

Las pipas de calabaza y pipas de girasol, son semillas que, ya sea tostadas y saladas, como sin cáscara y al natural, se pueden convertir en un tentempié riquísimo. También son el complemento ideal para agregar en ensaladas, sopas, hamburguesas, panes y muchas otras recetas.

En la actualidad no hay restaurante que se jacte de moderno que no las incluya en alguno de sus platos y la población las ha adoptado como algo más para tener siempre en la alacena. 

Según los nutricionistas son muy buenas para nuestra dieta y aportan muchísimos nutrientes además de beneficios para la salud por las muchas propiedades que tienen: aportan vitaminas de diversos grupos, proteínas, minerales, grasas saludables y son antioxidantes. 

Se dice, que ambas colaboran en la función sexual de hombres y mujeres, pues además de aportar a la salud reproductiva colaboran levantando la libido. 

Contenidos ocultar

Las semillas de calabaza son una parte de este gran fruto que también cuenta con un montón de beneficios en sí mismo, pero cuyo interior muchas personas desechan.

Sus pipas son pequeñas, redondeadas, un poco verdosas (debido a la clorofila) y tienen un sabor dulzón. Vienen sin cáscara y aunque se pueden comer crudas, la mayoría suele tostarlas. 

Las semillas de girasol han sido consumidas por la humanidad por más de 3000 años, tienen una cáscara no comestible (pero sí degustable para algunos), y se comercializa con o sin ella. Son chiquititas, en forma de gota y de color beige claro. 

Las podemos agregar a un montón de preparaciones, pero ¿hay una cantidad específica que deberíamos comer?, ¿cuál es la mejor gorma de hacerlas?, ¿con qué acompañarlas?

Los dos tipos de semillas son muy buenas, y en este artículo haremos una comparación entre ambas para ver con cuál nos quedamos en última instancia, pero que quede claro: podemos hacerlo con las dos. ¿Podremos elegir alguna al final de cuentas?

Los beneficios y propiedades de las pipas de calabaza 

Las pipas de calabaza son simplemente las semillas de la calabaza, ya sea al natural o saladas y tostadas. Su nombre científico es “cucurbita máxima”.

La calabaza es el fruto de las cucurbitáceas, una planta oriunda de México y del Este y Sudoeste de Estados Unidos pero que hoy se cultiva prácticamente en todas partes. 

La forma más común de preparar las pipas de calabaza es meterlas en agua con sal, hervirlas, y luego tostarlas en el horno con más sal y/o especias.

Sin embargo, muchos médicos recomiendan comerlas crudas para que conserven todas y cada una de las propiedades que traen consigo. 

pipas de calabaza

Una parte del fruto que mucha gente simplemente tira a la basura puede convertirse en un alimento que, así de chiquito como lo vemos, tiene un montón de propiedades. Son altamente nutritivas, tienen vitaminas, ácidos grasos saludables, antioxidantes, minerales y más. 

Si bien estas semillas contienen grasas y calorías, también producen un efecto de saciedad que las convierte en un alimento beneficioso dentro de la dieta, y mucho más si tenemos en cuenta todas las bondades que suman al organismo. 

En este artículo vamos a ver sus propiedades más importantes:

Colaboran con la salud del corazón y el cerebro:

Lo hacen porque son ricas en Omega 3, ácidos poliinsaturados que los doctores recomiendan consumir, aunque sea en suplemento y que aquí nos viene dado en un simple alimento.

Pues qué mejor, las pipas de calabaza lo traen y en gran cantidad. Los ácidos grasos y antioxidantes que las semillas de calabaza proveen, ayudan a prevenir el riesgo de enfermedades de tipo cardiovascular. La oxidación de radicales libres que les ocurre a nuestras células se ve contrarrestada por efecto de los antioxidantes.  

El magnesio y el triptófano trabajan a nivel cerebral y ayudan a prevenir el cansancio, el estrés y a fortalecer la memoria. 

Ayudan a conciliar el sueño:

La posibilidad de dormir mejor comiendo pipas de calabaza se debe a que contienen triptófano, un aminoácido que nuestro cuerpo convierte en serotonina, una hormona que a su vez se transforma en melatonina, fundamental para un buen descanso. Así es que comer algunas por la noche podría ayudar a dormir mejor. 

Una buena idea es usarlas como complemento en una sopa o meterlas en una taza de leche caliente. 

Son antidepresivas:

Esta producción de serotonina de la que hablamos también la convierten en un antidepresivo natural.

La serotonina es un neuroquímico que alivia las sensaciones de estrés y nos mantiene de buen ánimo. Las personas depresivas suelen tener deficiencia en las cantidades de serotonina. 

Regulan el sistema digestivo:

digestion-de-estomago

Su alto contenido de fibras genera buena circulación del tránsito intestinal, lo que nos deshincha y nos permite eliminar residuos del cuerpo. Posee fenoles, lignina y zinc, además de gran cantidad de vitamina E que tiene poderes antioxidantes. Combate tanto el estreñimiento, como las úlceras y la gastritis. 

Controla la salud de la próstata y de la vejiga:

Un tema que comienza a ser delicado para los hombres desde los 50 años como son los problemas de próstata, puede ser contrarrestado gracias a las pipas de calabaza. Sucede que éstas tienen un aminoácido llamado cucurbitina, que parece tener buena incidencia frenando la hipertrofia benigna de próstata. 

Para conseguir efectos terapéuticos se deberían consumir entre 15 y 20 gr de pipas diarios. Esto ha sido comprobado en un estudio realizado a más de 1.400 hombres, que después de consumir durante un año semillas de calabaza vieron disminuidos los efectos de la hipertrofia benigna. 

En los casos de mujeres con vejigas hiperactivas se encontró que el consumir semillas de calabaza ayudaba a regular las veces que acudían al baño. 

Colabora con la eliminación de parásitos intestinales:

La cucurbitina también sería útil para combatir a los parásitos. Este aminoácido es un principio activo de tipo alcaloideo con propiedades vermífugas que lo que hace es paralizar a los parásitos intestinales para que se desprendan de la pared intestinal y llegado ese punto poder eliminarlos fácilmente cuando vamos al baño. Se podría necesitar la ayuda adicional de un laxante natural si la persona está estreñida. 

Son fuente de los minerales más importantes:

Las semillas de girasol aportan al organismo varios minerales de primera necesidad, por ejemplo, el calcio, tan importante para la salud de los huesos y para las mujeres embarazadas. Pero también contienen magnesio y manganeso, fundamentales en la dieta diaria para la salud de los huesos, el corazón y todo el organismo.

piel saludable

El magnesio es muy importante para que nuestro cuerpo produzca energía, si no tuviéramos, nuestros músculos prácticamente no podrían trabajar. Pero el manganeso es también fundamental para regular azúcar en sangre, evitar enfermedades del corazón y fortalecer la zona ósea.

En la actualidad existen muchas personas con deficiencia de magnesio que se traduce en problemas en estas áreas. 

Evitan problemas en la formación de los bebés en el vientre materno:

Porque contienen ácido fólico, que evita las malformaciones congénitas del feto en la espina dorsal o cerebro. El ácido fólico (también conocido como Vitamina B9) se les da a las embarazadas como suplemento durante la gestación. 

Mejoran el colesterol:

arterias

Gracias a que las pipas de calabaza tienen grasas saludables se reemplazan los niveles de colesterol malo a favor del colesterol bueno. Además, los fitoesteroles obstaculizan la absorción de colesterol LDL (malo) en sangre a nivel del intestino. 

Colabora reduciendo los síntomas de la menopausia:

Este fitoestrógeno natural que contiene en su aceite la semilla de calabaza también podría ayudar a disminuir la presión arterial, así como a aliviar los síntomas de la menopausia en las mujeres, tales como los famosos “bochornos” o acaloramientos. 

Combaten algunos síntomas del síndrome premenstrual o dolores de menstruación:

El magnesio trabaja en disminuir la contracción muscular, en ese sentido combate los calambres y dolores de vientre que son producto del periodo femenino. 

Funcionan como antiinflamatorio:

Ya que tienen un aceite que, probado en animales, funciona de manera similar a la Indomectaina un fármaco utilizado para tratar la artritis. Pero además tiene vitamina E y carotenoides: antioxidantes que cumplen la función de antiinflamatorios y por ende son buenos contra enfermedades como la artritis. Incluso es bueno consumirlas luego de hacer deportes. El Omega 3 también ejerce acción antiinflamatoria. 

Tienen Vitaminas A y E:

La vitamina A fortalece y trabaja en la formación de huesos, cabellos y dientes, pero también protege el sistema respiratorio y el aparato digestivo. La Vitamina E, por otro lado, funciona como antioxidante, así que protege a las células y membranas de la oxidación y participa de la creación de glóbulos rojos. 

Ayudan a controlar el peso corporal:

control de peso

Si bien este suele ser un tema polémico porque parecen ser bastante calóricas (60 calorías en una cucharada), lo cierto es que tienen mucha fibra.

La fibra genera sensación de saciedad, así que, si las ponemos por ejemplo en una ensalada, quizás traiga más beneficios a tu dieta que problemas. Además, la fibra controla la absorción del azúcar, esto hace que se mantenga más tiempo en la sangre y nos quite la ansiedad. 

Luchan contra la anemia:

Recordemos que son una fuente muy importante de hierro, y que las personas vegetarianas o veganas necesitan ingerir alimentos que suplan lo que no ingieren por el lado animal. Sin embargo, para que sea bien absorbido a nivel intestinal debemos asegurarnos de comerlas con algún alimento que traiga consigo vitamina C. 

Ideales para deportistas:

Puesto que tienen un montón de proteínas que aumentan la masa muscular, utilizarlas en batidos, bebidas, comidas o incluirlas en yogures es una buena idea para deportistas de alto rendimiento.  

Cómo preparar pipas de calabaza y qué hacer con ellas

Como snack saludable

Se hacen en muy poco tiempo. Lo primero que hay que hacer es limpiar y colar las pipas a fin de sacarle el filamento. Luego se secan en una servilleta. En un bol, le añadimos aceite de oliva, sal y opcional: alguna especia que nos guste.

Pasar a una asadera previamente aceitada un poquito para que no se peguen y dejar en el horno entre 8 y 10 minutos a una temperatura de 180 grados. ¡Listas! Dejar enfriar en un plato a temperatura ambiente. Luego se pueden guardar en un recipiente cerrado para comer como snack. 

A qué recetas agregarlas

-Las semillas de calabaza se pueden poner como decoración de cualquier sopa crema, incluso también de zapallos, pero queda muy bien con sopa de arvejas, de puerro o de hongos.

-Se pueden comer sobre tostadas untadas con avocado.

-Las semillas de calabaza también van muy bien en ensaladas. Por ejemplo, en una ensalada de rúcula, nueces, tomate y queso van muy bien unas pipas de calabaza por encima. También en una ensalada de fideos fría.

-Se pueden también incorporar al yogur natural, con rodajas de banana y miel.

-Molidas conservan sus propiedades y se pueden utilizar en jugos y batidos. 

-Se utilizan también molidas para preparar helado. 

-Se puede hacer con ellas una pasta y junto con algunas otras especias utilizarlas para decorar y dar gusto al pescado, por ejemplo, a algún puré. 

Las opciones para incorporarlas a tu dieta son múltiples de tal forma de asegurarte de consumir una pequeña cucharada de pipas de calabaza al día. 

Los beneficios y propiedades de las pipas de girasol 

Las pipas de girasol son las semillas de la planta de girasol y son comestibles, aunque vienen con una cáscara que no se come y que debe desecharse. De todas formas, podemos meternos la cáscara en la boca para abrirlas, y mucha gente lo prefiere porque éstas vienen tostadas y saladas, lo que realza la experiencia de comer pipas (aunque no se recomienda para personas con hipertensión). 

Las semillas se encuentran en la parte central de la flor de girasol y vienen envueltas en una cáscara oscura de rayas blancas.

pipas de girasol

Las pipas de girasol se pueden comprar con cáscara o sin ella. Es común encontrarlas con cáscara en supermercados y tiendas de snacks y sin cáscara en tiendas naturistas. 

Son nativas de América, y en México los aztecas pensaban a la planta de girasol como la deidad del sol. Sin embargo, hay registro de que han sido consumidas hace algunos miles de años. Hoy en día se produce principalmente en Rusia, China, Estados Unidos y Argentina.

Además de ser ricas para comer como snack, son un complemento ideal para ensaladas, sopas, hamburguesas y mucho más. Pero lo mejor es que además de deliciosas proveen muchos beneficios para la salud ya que tienen vitaminas, minerales, antioxidantes y grasas buenas, entre otras cosas. 

Los médicos coinciden, en que, si les quitamos la sal, se convierten en un alimento muy saludable. El problema con la sal es que además de ser perjudicial para para presión genera retención de líquidos, por ejemplo. No es que haya que prohibírselas, pero sólo habría que apegarse a este formato como snack de tanto en tanto. Lo mejor es comerlas sin cáscara, al natural.

Ayudan a evitar enfermedades:

Especialmente las enfermedades cardiovasculares, porque contienen vitamina E, que es un potente antioxidante que no permite que se oxide el colesterol y se pegue a las paredes de los vasos sanguíneos. Las grasas saludables mantienen los niveles de azúcar en sangre y los fitoesteroles bajan los niveles de colesterol malo, mejorando los niveles del bueno. 

sistema immunologico

Estas semillas tan pequeñas también ayudan a prevenir el cáncer de colon por efecto de la vitamina E, y tienen efecto antiinflamatorio. 

Efecto neuro-protector:

La vitamina E es una gran protectora de la actividad neuronal, y en este sentido se cree que podría ayudar a prevenir una enfermedad tan compleja como el mal de Parkinson, que afecta la parte motora, el habla y la ingesta de alimentos. 

Ayuda a las mujeres a reducir los efectos de la menopausia y aliviar los síntomas de la menstruación:

Gracias a los fitoestrógenos naturales se puede aliviar el calor que producen los “bochornos” durante la menopausia. También las semillas de girasol pueden equilibrar las hormonas de estrógeno y progesterona por eso son beneficiosas para contrarrestar los síntomas del período femenino.

da energia

Colabora con el sueño y genera un mejor estado de ánimo:

Esto es así porque contiene un aminoácido llamado triptófano que se convierte en serotonina, un neurotransmisor asociado a la depresión y al desgano cuando se encuentran bajos sus niveles. La serotonina contribuye a la relajación y al alivio del estrés. 

Es ideal para la recuperación de los deportistas:

Ayuda a regenerar tejidos dañados y a aumentar la masa muscular dado que es una gran fuente de proteínas. 

Regula el colesterol:

Tiene grasas saludables, lo que colabora en reducir el colesterol malo y aumentar los niveles del bueno. Esto ayuda a cuidar el corazón ya que destapa las arterias y los vasos sanguíneos. 

Tiene muchos minerales:

Por ejemplo, hierro, fundamental si no queremos sufrir de anemia. Potasio, que regula el sistema nervioso central. También contienen zinc, que entre otras cosas mejorar la fertilidad en el hombre, pues ayuda a producir más espermatozoides y de mejor calidad (5 mg en 100 gr).

Aportan ácido fólico:

Este es parte del complejo de la Vitamina B, y es algo que es muy importante en mujeres embarazadas, e incluso antes de conseguir el embarazo, para evitar problemas de defectos congénitos en la formación de la columna y cerebro del bebé.

semillas

En personas no embarazadas, el ácido fólico también es importante para la división celular, el crecimiento de los tejidos y la formación del material genético. Junto con la vitamina C trabajan en utilizar, descomponer y crear nuevas proteínas.

Regulan el apetito:

Estas semillas, por contener triptófano, un aminoácido que genera sensación de saciedad, ayudan a regular el apetito. El triptófano, además, al ser generador de serotonina baja la ansiedad, por lo que es útil en los trastornos alimenticios relacionados con ese problema. 

Mejoran la piel y el aspecto del cabello:

envejecimiento hombre

La piel se ve más hidratada al ingerir regularmente pipas de girasol. Ello se debe a que el aceite de ellas funciona como una capa que protege la salida de la humedad de la piel y por tanto se mantiene la hidratación por más tiempo.

No sólo ello, el pelo se ve más lindo, ya que tienen Biotina, una vitamina B que es un compuesto de enzimas que descompone las grasas, proteínas y carbohidratos. La biotina también evita el resquebrajamiento de las uñas y ayuda contra el daño nervioso.

Perfecciona el sistema digestivo:

Esto es así porque tienen fibra y por eso mejoran el tránsito intestinal y evitan la constipación, evitando problemas mayores como hemorroides, cáncer de colon, colon irritable, etcétera. 

Cómo preparar pipas de girasol y qué hacer con ellas

Como snack saludable

Las semillas de girasol compradas con cáscara, tostadas y saladas no resultan tan baratas como comprarlas sin sal. Si eres de arrasar con ellas, hay forma de comprarlas en cantidad y asegurarte una buena dosis de pipas tostadas y saladas. Lo primero es Lavar y secar las semillas y reservar.

Disolver sal en agua caliente (calentada al fuego o un minuto en microondas). Poner el agua salada con las semillas en una sartén y revolver hasta que el agua se evapore. Una vez que se haya quedado sin agua la sartén mantener les pipas un ratito más al fuego hasta que las semillas se vean secas y blancas (por la sal).

Luego pasar a una fuente y al horno por algunos minutos. Tocarlas hasta que las sientas crujientes. Generalmente estarán listas en 15 o 20 minutos. Sacar y dejar enfriar. ¡Listas!

A qué agregar las semillas de girasol sin cáscara 

-Panes o budines caseros: si tienes cualquier receta de pan o budín, antes de hornearlos, ponle algunas semillas, no sólo realzará la experiencia y la textura, también estarás agregándole propiedades. 

-Ensaladas: una ensalada de avocado, tomado, zanahoria y cebollas encontrará una textura muy interesante con el agregado de unas pipas, que además aportan sensación de saciedad.

-Sopas: como las semillas de zapallo, las de girasol pueden agregarse en sopas

– Paté: con semillas, ajo, perejil y tomate se puede hacer un paté exquisito simplemente metiendo todos los ingredientes a la licuadora con un poco de oliva, sal y zumo de limón. 

-Agregadas en un guacamole o en humus, les da un aire original además de una consistencia muy interesante.

Cuál de las dos semillas elegir: pipas de girasol o pipas de zapallo

Las semillas son, en general, un buen alimento, pues están llenas de nutrientes, proteínas, vitaminas, minerales, antioxidantes y más. Las semillas o pipas de calabaza y de girasol comparten muchas propiedades: evitan enfermedades, colaboran con el descanso, alivian síntomas femeninos como la menstruación y la menopausia, ayudan al sistema digestivo y muchas otras cosas más. 

Las semillas de girasol poseen un 40% de grasas, y contienen 575 calorías cada 100 gr, (1 cucharada son 60 calorías)

Las semillas de calabaza: poseen un 50% de grasa, pero también 10% de hidratos de carbono y son ricas en fibra (7%). El aporte calórico también es de 

60 calorías por cada cucharada. 

Aunque parezca que entonces las semillas no son buenas para ninguna dieta donde una persona intente adelgazar, debemos hacer algunas salvedades. En primer lugar, debemos saber que hay grasas saludables, no todas engordan. Además, las semillas se digieren bien y son por eso mucho mejor que cualquier otro alimento que venga procesado. 

Dicho esto, sí resultan una buena idea a la hora de agregarlas a preparaciones como batidos, ensaladas, sopas y demás, pues aportan saciedad, y, si sabemos medir las cantidades de ellas que ingerimos, evitan que comamos más. 

mano con semilla de girasol

El problema con las semillas de girasol quizás sea que resultan muy adictivas cuando se comen tostadas y saladas, y en ese punto engordan lo mismo, además de agregar el problema de la sal que trae a la larga algunas enfermedades como hipertensión y que además genera retención de líquidos.

No hay comparación posible sin tabla comparativa, así que veamos aquí una tabla que compara el valor nutricional de ambas

Valor nutricional (por cada 100 gramos):

Pipas de Calabaza Pipas de Girasol
Calorías: 525 kcal 584 kcal
Grasas: 42 g 51 g
Hidratos : 13,5 g 20,6 g
Azúcar: 1,4g 2,6g
Fibra: 5,4 g 11,5 g
Proteínas: 32 g 21g
Calcio: 43 mg 78 mg
Hierro: 14,95 mg 5,3 mg
Potasio: 809 mg 645 mg
Zinc: 7,48 mg 5,30 mg
Manganeso:  3 mg  2,11    mg
Magnesio:  262 mg 129 mg
Sodio: 3 mg 18 mg
Fósforo: 1,168 mg 1,158 mg
Vitamina A: 38 mg _____
Vitamina B1: 0,21 mg _____
Vitamina B2: 0,32 mg _____
Vitamina B3: 1,70 mg 4,2 mg
Vitamina B5: 0,35 mg 7,05 mg
Vitamina B9 (ácido fólico): 9 mg 238 mg
Vitamina C: 1,80 mg 1,4 mg
Vitamina E: 26 mg  37,8 mg

Esta tabla es un buen indicador de qué semillas deberíamos elegir, pues la respuesta es que depende qué pretendamos de la semilla. Por ejemplo, podemos ver que las pipas de girasol tienen más ácido fólico que las de calabaza (una cantidad bastante superior).

Sin embargo, en Vitamina E se lleva el trofeo la semilla de calabaza. La semilla de calabaza tiene un poco más de proteína, pero la de girasol tiene más calcio. En cuanto a calorías están muy parejas y por tanto este no debería ser un factor que nos defina por unas o por otras. 

Lo normal sería quedarse con las dos e incorporar a tu dieta un día unas y un día otras, a fin de quedarte con los excelentes beneficios que amabas proveen.

¿Y si hablamos del precio?, ¿Cuáles resultan más económicas?

Puedo comprar semillas de girasol tostadas y saladas en un sobre de 120 gr por 6 euros. Pero claro, podemos encontrar un kilo por el mismo precio si vienen sin salar y con cáscara. Ahora bien, las peladas se pueden conseguir por unos 8 euros el kilo en una tienda naturista. 

Las semillas de zapallo tostadas se pueden conseguir a razón de entre 7 y 10 euros el kilo, dependiendo de la marca. Entonces, no varía mucho el precio entre ambos tipos de pipas, excepto en el caso de las que vienen saladas y con cáscara de girasol que son las que más es comercializan para el consumo tipo snack y son las que prefieren los niños. 

Receta para aprovechar las semillas de Calabaza y de Girasol juntas

Leche Vegetal

Es muy fácil de hacer y es una buena alternativa para evitar la leche proveniente de animales.

Vas a necesitar 4 cucharadas de semillas tostadas (unos 50 gr), agua (2 vasos), sal, esencia de vainilla y miel (estos últimos ingredientes a gusto).

Se mete todo junto, excepto la miel, en la licuadora por un minuto, luego se retira y se le agrega la miel. Se debe colar para quitarle los grumos o las impurezas que pudieran quedar. Listo, tienes una deliciosa leche para disfrutar tanto fría como caliente. 

Tostadas de Semillas

Una tentación saludable siempre, ideales para el té de la tarde y para untar con queso crema o una rica mermelada. 

Vamos a necesitar:

-1 taza de semillas de girasol y de zapallo (incluso puedo mezclar otras si quisiera: chía, amapola, etc. )

-1 cuchara pequeña de sal marina

-Especias a gusto: pimienta, comino, ajo, cúrcuma o lo que se te ocurra. 

-Agua: 100 ml

Las semillas se van a batir con el agua. Tiene que quedar una consistencia pastosa, si falta agua puedes echarle más, pero siempre es mejor empezar de a poco, pues si nos queda aguada la mezcla luego no tiene arreglo. 

Agregamos la sal y las especias y mezclamos todo junto. Extendemos la masa sobre la mesada con un palo, de forma que quede una masa muy fina, y luego la cortamos en partes: cuadrados, triángulos o de la forma que te guste.

semillas de calabaza

Las ponemos en una bandeja para horno previamente enmantecada para que no se peguen. El horno debe estar a baja temperatura, como  a unos 60 grados, no más. Se hacen enseguida. Cuando las sacas las dejas enfriar y pronto estarán listas para comer.

Otra forma es poner toda la lámina de masa directamente en la fuente, y una vez que sale cortarla con la mano sin forma específica alguna. 

Sopa de Brócoli con Semillas

Esta sopa es riquísima y nutritiva. Te aporta unas 200 calorías por bol. 

-2 brócolis medianos

-70 grs de semillas (combinar girasol y zapallo)

-100 ml de leche

-Aceite de oliva (1 cuchara sopera)

-Sal y pimienta a gusto

Primero reservas las semillas a un lado. Luego procedes a hervir los brócolis con sal. Mientras se hace, doras las pipas con el aceite en una sartén, un poquito para que queden tostadas. Y al sacarlas vas a tener que secarlas.

Cuando el brócoli esté listo lo echas a la licuadora con leche y un poco de pimienta, si hace falta líquido le agregas un poco de agua, pero la idea es que quede cremosa. Una vez que está lista, la pasamos a una olla pequeña y la calentamos unos minutos revolviendo lentamente. Cuando está lista la ponemos en un plato de sopa y le echamos las pipas por encima. Un alimento sano, nutritivo y ¡delicioso!

Como ves, hay múltiples formas de preparar recetas con semillas: sopas, galletas, batidos, postres, cremas untables. Y lo mejor es que  ambas tienen muchos beneficios, así que no hay ninguna razón para dejarlas afuera de la alimentación diaria. Eso sí, ningún exceso es bueno, recuerda que más o menos un puñado por día es una buena medida.

Preguntas frecuentes 

  1. ¿Cuál es la mejor hora para comer pipas de calabaza o de girasol?

    No hay una hora ideal o apropiada para comer pipas, se pueden comer a cualquier hora. Dado que ambas son ricas en fibra y antioxidantes es bueno comerlas de mañana. Recuerda que puedes agregarlas al desayuno, junto al yogur o a cualquier cosa que le untes a una tostada, incluso mezcladas en un bol de futas.

    Sin embargo, como sabemos son un buen snack y entonces puede que te surja querer comerlas por la tarde, cuando nos empieza a atacar el hambre previo a la hora de la cena. Y claro, si las agregas a un plato entonces con cualquiera de las comidas principales. 

  2. ¿Cuántas pipas es recomendable comer al día?

    Lo ideal es comer algo así como un puñado y no más, pero esto hablando de personas que cuidan su peso y pensando en la cantidad de calorías. Tampoco es recomendable comer más que un paquetito de las que se compran como snack en las tiendas, debido a la incidencia, mala, de la sal en la salud. Lo cierto es que si no necesitas cuidar tu peso, siempre y cuando no te pases de los 200 gramos de pipas sin sal, estarás bien (¡pero que no ocurra todos los días!)

  3. ¿Qué pasa si consumo muchas pipas? 

    Como todo, comer en exceso tiene consecuencias, ya dijimos que la sal puede traer hipertensión, pero aún sin sal, y en especial con las de calabaza, al contener mucha fibra puede causar indigestión e incluso diarrea. Lo recomendado es un puñado por día si comes a diario. Y si solo es esporádico no dberías superar los 200 gramos en un día. 

  4. ¿Cuánto tiempo duran las pipas?

    Si compras las que venden empaquetadas en general duran unos 4 años, la fecha de caducidad viene dispuesta en el envase. Sin embargo, estos envases suelen traer químicos que amplían el período de duración; no es así cuando las tenemos en casa. Si bien pueden durar 1 o dos años, es probable que se pongan húmedas aún cuando estén en recipientes herméticos. Si están malas te darás cuenta al sabor y al tacto. 

  5. ¿Cómo se comen las pipas de calabaza?

    Simplemente se abre la calabaza y con una cuchara se sacan las semillas. Se lavan y se dejan secar, ya sea en una bandeja o al sol. Una vez secas se pueden consumir, pero también podemos decidir tostarlas y agregarles sabor. O simplemente molerlas para agregarlas en preparados como jugos. 

  6. ¿Cómo se comen las pipas de girasol?

    Se comen sin la cáscara, pero se puede elegir saborear la cáscara y quitar la semilla de adentro cuando la cáscara ha sido tostada y salada. 

Historia de las semillas de calabaza

De acuerdo con la evidencia arqueológica las semillas de calabaza existen hacen alrededor de 7000 millones de años. Curcubita Pepo es la especie más antigua y aparece por primera vez en la zona de México.

Se cree que se utilizaron incluso antes las semillas que el fruto, pues la parte carnosa del fruto era más amarga y las pepitas tenían usos medicinales: se utilizaban para combatir las lombrices internas dado que contienen un principio activo alcaloideo con propiedades similares a las del ajo. Pronto se le fueron descubriendo otras propiedades como el zinc. 

calabaza i semillas

De América pasó a Europa y al Mediterráneo y hallaron buen recibimiento en Europa del Este, en lugares como Grecia donde se las utiliza mucho en la cocina. En Asia y en India también se fueron instalando y son usadas tanto en la cocina como por sus beneficios medicinales. 

Historia de las pipas de girasol

Hay evidencias arqueológicas que sitúan el cultivo del girasol alrededor del año 3000 ac, en las zonas de Arizona y Nueva México. Se cree que incluso se ha cultivado girasol antes que maíz.

Los primeros en utilizar las pipas de girasol fueron los nativos americanos, que en general las molían para hacer tortas y aceite para los panes o mezclarlas en diferentes comidas. Sin embargo, su uso iba más allá de lo culinario. Al parecer utilizaban el aceite para teñir ropa, ponérselo en el pelo, la piel y demás. 

Alrededor del año 1500 y luego de que los españoles llegaran a América, el girasol llegó a Europa, aunque vale destacar que primeramente se utilizaron las pipas sencillamente para hacer aceite y fue mucho más tarde cuando se empezaron a comercializar como alimento en sí mismo,

Compartir este articulo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Laura Lopez

Me licencié en nutrición en Barcelona. Me encanta hablar de la comida y de cómo afecta nuestro cuerpo y nuestro bienestar. Me fascina encontrar nuevos hábitos saludables para compartir.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Articulos relacionados